Foto: Darij e Ana

Instituto emite directrices para asegurar el derecho a la educación a niñas/os y adolescentes de familias de jornaleros migrantes en Mexico

16/03/2017

El Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE) de México ha difundido directrices a las autoridades educativas de este país para promover el acceso a la educación a niñas, niños y adolescentes de familias de jornaleros agrícolas migrantes. Jornaleros agrícolas son las personas que necesitan migrar de los locales donde viven para los sitios de trabajo, acompañadas de sus hijas/os niñas/os o adolescentes.

El documento señala la grave situación vivida por esas familias enmarcadas por la pobreza, por la violación de derechos y también por casos de explotación del trabajo infantil. Debido a la constante migración, niñas/os y adolescentes no encuentran oferta de servicios educativos y oportunidades para seguir su trayectoria escolar, además de la carencia de infraestructura y de condiciones adecuadas para el aprendizaje.

“Los NNA [niñas, niños y adolescentes] de familias de jornaleros agrícolas migrantes son quienes enfrentan las barreras más fuertes para ingresar y permanecer en el sistema educativo”, dice el informe. Se estima que sólo entre el 14 y el 17% de niñas, niños y adolescentes migrantes agrícolas asiste a la escuela.

Además de la responsabilidad del Estado en promover políticas de atención educativa a esta población, el informe llama la atención sobre el rol de los empresarios propietarios de los campos donde laboran las familias. “[Ellos] juegan un papel importante en la disponibilidad de servicios educativos, ya que pueden ser gestores ante la autoridad educativa para su instalación y contribuir con diferentes aportaciones para su funcionamiento. Sin embargo, también pueden actuar en contra del derecho a la educación de esta niñez, negando a las instancias oficiales responsables de atender a esta población el acceso a su propiedad”.

Además, esta población migrante tiene una amplia diversidad de culturas originarias y grupos mestizos que provienen de distintos estados del país. Investigaciones sobre el tema indican que cerca del 40% de los jornaleros agrícolas migrantes pertenecía a una comunidad indígena y que había hablantes de 29 lenguas distintas. Entre los/as indígenas se encuentran los mayores rezagos respecto a ingresos, tasa de alfabetización y años promedio de escolaridad. Ante esta situación, se refuerzan las demandas por la promoción de la educación intercultural y por la formación docente adecuada.

Las autoridades educativas deben responder a las directrices propuestas por el INEE, que sugiere en este documento: rediseñar las políticas educativas a partir del fortalecimiento del presupuesto público y de la participación social; asegurar la pertinencia de un modelo educativo intercultural y el desarrollo profesional del personal con funciones de docencia; desarrollar un sistema unificado de información educativa; y fomentar la innovación, la evaluación educativa y la gestión social de proyectos.

Lea aquí la cartilla completa: Directrices para mejorar la atención educativa de niñas, niños y adolescentes de familias de jornaleros agrícolas migrantes

¿Qué te pareció este contenido?

Conoce la política sobre los comentarios o textos publicados en este sitio