Foto: Comunicar Igualdad

Se publican nuevos documentos que instan al respecto a la diversidad sexual y de género en las escuelas de Chile

17/05/2017

El Ministerio de Educación del país presentó una serie de documentos que obligan a las escuelas a adoptar medidas para incluir, reconocer y respetar las y los estudiantes LGBTI, a través de normativas y propuestas de actividades

Con informaciones de Agencia Presentes

El Ministerio de Educación de Chile lanzó la circular “Derechos de niñas, niños y estudiantes trans en el ámbito de la educación” y la guía “Orientaciones para inclusión de personas LGBTI en el sistema educativo chileno”, dirigidos a las y los docente y directoras/es de establecimientos educativos. De acuerdo a la guía, ”si bien estas orientaciones se abordan desde y hacia las diversidades sexuales y de género, deben entenderse como un ejemplo para el desarrollo de otras acciones, programas y políticas que permitan la plena inclusión de todas las personas que han sido vulneradas en sus derechos; pueblos indígenas, migrantes, con discapacidad, privadas de libertad, entre otros”.

La circular, a su vez, busca asegurar el derecho a la educación de niños y niñas transexuales, tanto en el acceso como durante la trayectoria educativa, atendiendo a sus necesidades y diversidades personales y colectivas. Se trata de la primera normativa explícita, en el país, emanada respecto de la escolaridad de las personas trans, que tiene por objetivo crear espacios educativos seguros y respetuosos que favorezcan su desarrollo integral.

Para eso, la circular presenta un procedimiento para el reconocimiento de la identidad de género de estudiantes trans en los espacios educativos y relaciona una serie de medidas básicas de apoyo a estas personas que se deberán adoptar en las escuelas.

Entre las principales orientaciones de la circular, figura el respecto a los derechos del/de la estudiante trans, como el de utilizar el nombre relacionado a su identidad de género y a vestirse con la ropa que considere más adecuada en función de esa identidad. También contempla que las escuelas deberán facilitar el uso de baños y duchas, de acuerdo a las necesidades propias del proceso de transición de género.

A su vez, la guía para el sistema educativo tiene especial relevancia, pues fue construida con la participación de estudiantes trans; madres y padres; organizaciones de personas LGBTI; el Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH); la UNESCO; y profesionales del Ministerio de Educación y de la Superintendencia de Educación.

La guía insta por la erradicación de la violencia y las situaciones de discriminación que viven las personas LGBTI en el sistema educativo. El documento presenta asimismo diversas actividades que deben realizarse en las salas de aula con miras a promover la diversidad, por ejemplo: la generación de espacios de diálogo, la celebración de días relevantes para las personas LGBTI y el estímulo a la discusión de temas que combatan los perjuicios. Las actividades son pensadas para abordarse desde la educación parvularia hasta la educación media y de personas jóvenes y adultas, considerando el rol fundamental de las y los docentes en la construcción de aulas libres de discriminación.

Por fin, la guía también dispone de una serie de ejemplos y caminos para que las y los maestras/os puedan identificar maltratos físicos y psicológicos, en caso de que la familia no apoye a un niño, niña o adolescente en el proceso de construcción de su identidad de género u orientación sexual. Las conductas y emociones que deben ser observadas incluyen aislamiento; deserción escolar o bajo rendimiento académico; sensación de inadecuación en todos los espacios; y autoagresión.

 

¿Qué te pareció este contenido?

Conoce la política sobre los comentarios o textos publicados en este sitio