Foto: Orchard Gardens

Para reducir la violencia, escuela despide guardias de seguridad y contrata a los profesores de arte

La escuela Orchard Gardens fue considerada uno de los cinco peores en el estado norteamericano de Massachusetts. Como medida extrema se decidió prohibir a los estudiantes que llevaran mochilas por temor a que trajeran armas ocultas.

En 2010, la escuela se unió al programa “Turnaround Schools”, una iniciativa del gobierno federal para recuperar las instituciones en dificultades. El director Andrew Bott fue contratado y una de sus primeras acciones fue valiente: exoneró a la mayor parte del personal de seguridad y con ese dinero contrató a profesores de arte.

Las paredes de los pasillos se transformaron en paredes de exposiciones, los escombros que se habían acumulado durante años en el estudio dieron paso a un salón para clases de baile y la orquesta se reanudó. Según Bott, el contacto con las artes dejó a los estudiantes más motivados y más emprendedores.

Se amplió la jornada escolar y, además de las asignaturas obligatorias, los cerca de 800 estudiantes tienen clases de teatro, música, danza y artes plásticas.

Lee la noticia completa en portugués aquí.

Fuente: Hypeness

¿Qué te pareció este contenido?

Conoce la política sobre los comentarios o textos publicados en este sitio