Foto: Agencia Brasil
Foto: Agencia Brasil

Organizaciones de El Salvador apuntan retos para la garantía del derecho a la educación en el país

Investigación realizada en distintos departamentos de El Salvador identificó brechas en el acceso y en la oferta de buenas condiciones para la enseñanza y aprendizaje en la educación básica y secundaria. El análisis sobre la situación de derechos de niñas, niños y adolescentes en este país está en la publicación “Una mirada al cumplimiento del goce de los derechos a la educación y protección”, realizada por La Fundación Educación y Cooperación (Educo) junto con Aldeas Infantiles SOS El Salvador y la Asociación Intersectorial para el Desarrollo Económico y el Progreso Social (CIDEP) – que integran la Red Salvadoreña por el Derecho a la Educación (RESALDE).

La publicación destaca que la inversión estatal en la educación pública es insuficiente para mejorar el sistema educativo y ampliar su cobertura. En 2015, el Estado destinó el 3.4% del PIB. “Resulta importante señalar que, a pesar de los esfuerzos impulsados, los enfoques educativos vigentes en la escuela salvadoreña siguen teniendo una perspectiva tutelar y discriminatoria, en relación a la calidad educativa que ofrece la zona urbana y la educación privada, ya que la educación pública opera a sabiendas de que la mayoría de niñas, niños y adolescentes no desarrollan adecuadamente las competencias necesarias para la vida”, dice el estudio.

A continuación, lea algunos de los hallazgos del estudio:

Educación inicial y parvularia – La oferta de educación inicial es escasa y solo el 1.34% de niñas y niños de 0 a 3 años asisten. Además, poco más de la mitad de niñas y niños de 4 a 6 años (52.36%) frecuentan la escuela. En la zona urbana asiste el 64.7%; mientras que en la zona rural solo el 53%.

Adolescentes – En el tercer ciclo de educación básica (grados del 7° al 9°), la cobertura alcanzada es del 64.8% y en educación media (grados del 10° al 11° y/o 12°), del 37.6%. Cuando se compara con la casi universalización en los grados de educación primaria (88.9%), queda evidente la alta tasa de abandono escolar en el país.

El estudio también subraya el tema de la violencia y el fenómeno de las maras y pandillas y sus impactos sobre la vida de las y los adolescentes, así como el embarazo precoz y la ausencia de políticas educativas adecuadas para apoyar a las estudiantes. “En el tercer ciclo y en educación media, los embarazos han sido una variable que ha desfavorecido la asistencia escolar, debido a la estigmatización y las pocas condiciones de seguridad para la niña embarazada. Entre 2009 y 2013 (sin contar las del 2011) fueron 3 mil 567 niñas las que abandonaron el sistema educativo regular por razones asociadas a embarazo”.

Docentes – Se considera que la inversión en la formación docente es limitada y las escuelas reciben poco apoyo pedagógico del Ministerio de Educación para resolver sus dificultades.

Infraestructura insuficiente e inadecuada– El 60% de los centros escolares reportan algún tipo de deterioro en sus instalaciones, como: daños en techos, paredes, pisos, instalaciones eléctricas, servicios sanitarios, sistema hidráulico. El documento también subraya que, según los datos oficiales en lo que respecta al acceso a instalaciones y equipo informático, el 28.14% de las escuelas poseen aula de informática y alrededor de 1 de cada 10 aulas de informática tienen las puertas, el piso, las ventanas, el techo o el sistema eléctrico en mal estado. El 50% de la infraestructura educativa, es decir 2 mil 586 centros educativos, tienen más de 60 años de construcción y no reciben mantenimiento.

La metodología para la realización del estudio incluyó entrevistas en profundidad y grupos focales en los que se involucró a 9 alcaldes, 10 directores de centros escolares, 300 estudiantes, 340 docentes, 288 madres y padres, 7 representantes del Estado y ONG que trabajan el tema de derechos de la niñez y la adolescencia en los departamentos de Santa Ana, Sonsonate, San Miguel, Chalatenango, San Salvador, Cuscatlán, La Libertad, La Paz, San Vicente, Usulután y Morazán.

Lee el informe completo aquí.

¿Qué te pareció este contenido?

Conoce la política sobre los comentarios o textos publicados en este sitio