Foto: Ken Weaver
Foto: Ken Weaver

Los/as niños/as y adolescentes fuera de la escuela y el reto de reducir la pobreza mundial

15/07/2017

El documento  Reducir la pobreza mundial a través de la educación primaria y secundaria universal, publicado por la UNESCO, indica que la tasa de pobreza mundial podría reducirse a la mitad si todas las personas adultas terminaran sus estudios secundarios. Sin embargo, nuevos datos del Instituto de Estadística de la UNESCO (IEU) muestran que persisten las altas tasas de personas no escolarizadas en muchos países, lo que afecta gravemente el logro de este objetivo.

Lanzado antes del Foro Político de Alto Nivel de las Naciones Unidas (10-19 de julio), que discute la erradicación de la pobreza en el marco del cumplimiento de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, este documento destaca la importancia de reconocer que la educación es clave para acabar con la pobreza en todas sus formas.

Según este análisis, distintos estudios han demostrado que la educación tiene repercusiones directas e indirectas tanto en el crecimiento económico como en la pobreza. “La educación proporciona habilidades que aumentan las oportunidades laborales y los ingresos, al tiempo que ayuda a proteger a las personas de vulnerabilidades socioeconómicas. Una expansión más equitativa de la educación reduciría la desigualdad”, afirma la Unesco.

El número total de niños/as, adolescentes y jóvenes que están fuera de la escuela se ha mantenido en los mismos 264 millones de los últimos tres años, de los cuales 13,1 millones están en América Latina y el Caribe. En esta región, 2,9 millones de niños/as en edad de cursar la enseñanza primaria, 2,9 millones en edad de cursar el primer ciclo de la enseñanza secundaria y 7,5 millones en edad de cursar el segundo ciclo de la enseñanza secundaria no están escolarizados/as.

Aunque en Latinoamérica se han reducido las disparidades de género y el acceso a la educación, las niñas de países pobres siguen enfrentando obstáculos particularmente fuertes para educarse en todo el mundo. Según los datos del IEU, en los países de bajos ingresos, más de 11 millones de niñas de edad escolar primaria están fuera de la escuela, en comparación con casi nueve millones de niños. La buena noticia es que las niñas que sí logran comenzar la escuela tienden a terminar el ciclo primario y a continuar sus estudios a nivel secundario.

Asimismo, el Informe de Seguimiento de la Educación en el Mundo demuestra que es ocho veces más probable que los/as niños/as de las familias más pobres (-20%) estén fuera de la escuela que los/as niños/as más ricos (+20%) en los países de ingresos medios bajos. Es nueve veces más probable que los/as niños/as en edad escolar primaria y secundaria en los países más pobres estén fuera de la escuela que sus pares en los países más ricos.

Información de la Unesco  y del informe GEM

¿Qué te pareció este contenido?

Conoce la política sobre los comentarios o textos publicados en este sitio