80514_FB_IMG_1465855182679

La violencia y su impacto en los/as niños/as y jóvenes estudiantes en Honduras

10/07/2017
Por Merlin Aguirre

Desde el año 2006, el Observatorio Nacional de la Violencia de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) desarrolla una lectura diaria de la criminalidad según los homicidios publicados en los principales medios de comunicación escritos y multimedia del país.

Según el Instituto Universitario en Democracia, Paz y Seguridad de la UNAH, el monitoreo de medios permite una aproximación al contexto en que se desarrollan los hechos a partir de las narraciones de los/as comunicadores/as encargados de la fuente policial/judicial, quienes cubren directamente la escena del crimen y obtienen información de fuentes oficiales, relatos de familiares, amigos/as y testigos. La información recopilada permite una caracterización de los patrones y dinámicas de las muertes por causa externa, datos invaluables que la mayoría de veces no están disponibles a causa de la reservada investigación.

El Observatorio Nacional de la Violencia advierte que el monitoreo no ofrece información oficial y que, por lo tanto, puede haber limitantes en la exactitud o cobertura, aunque en los principales centros urbanos del país los medios se aproximan a la mayoría de los hechos. La información parcial posibilita la descripción de algunos elementos importantes que rodean a las muertes violentas.

Datos del Observatorio Nacional de la Violencia destacan el incremento de muertes violentas contra estudiantes menores de 18 años durante los últimos 5 años:

2012: Según el boletín nacional del periodo de enero a diciembre del 2012, se registraron 2,253 eventos violentos, de los cuales 36 fueron identificados como estudiantes, 1.6% del total de las víctimas.

2013: Según el boletín nacional del periodo de enero a diciembre del 2013, se registraron 3,446 eventos violentos, de los cuales 70 fueron identificados como estudiantes, 2% del total de las víctimas. De las victimas menores de edad, el rango de edad que presenta mayor incidencia es el comprendido entre los 15 y 18 años (80.9%).

2014: De enero a diciembre del 2014, se registraron 3,463 casos de homicidios en los medios de comunicación. De estos, 398 eran menores de edad, siendo más afectados los niños con 315 casos, que representan el 79.1% del total; el restante, de 20.9% (83), son niñas. El grupo de edad entre 15 y 18 años en ambos sexos presenta el mayor número de casos: 67%.

De las 3,463 víctimas, 90 fueron identificadas como estudiantes, 2.9% al total de víctimas de país, con un incremento de 0.9% en relación a datos de 2013.

2015: De enero a diciembre del 2015, se registraron 3,533 casos de homicidios en los medios de comunicación. Durante este periodo, de acuerdo con el monitoreo de medios del Observatorio Nacional de la Violencia, un total de 387 niños y niñas fueron víctimas de homicidio, el 70.5% (268) eran niños y niñas en edades comprendidas entre los 15 y 18 años.

Del total de las víctimas por violencia; 85 fueron identificados como estudiantes (2.5%).

2016: Según el boletín nacional del periodo de enero a diciembre del Observatorio, se registraron por en los medios de comunicación 3,295 muertes violentas en Honduras, 96 de las víctimas fueron identificados como estudiantes (2.9%).

2017: En lo que va del 2017, según el informe del primer trimestre del 2017, ya se reporta a través de los medios 22 muertes violentas contra estudiantes, esto equivale al 3.1% de las 711 muertes violentas del período.

Así mismo un informe 2016 del Observatorio revela que, de enero 2010 a marzo 2016, fueron víctimas de la violencia 160 estudiantes universitarios hondureños.

Ante la crecida ola de crímenes contra estudiantes en Honduras, en marzo del 2015, UNICEF se pronunció en contra de la violencia expresando: “La muerte de cualquier niña, niño o adolescente debe ser inaceptable para la sociedad hondureña. Es indispensable que se investiguen estas muertes violentas, que se identifiquen a los responsables y se apliquen las leyes que correspondan, con toda la severidad del caso”.

“Ante esta situación, Unicef hace un llamado al Gobierno de Honduras; a las autoridades educativas y de seguridad; a los padres y madres de familia; estudiantes y sociedad en general”, expone. “Unicef también pide que se garantice el derecho a la educación es una responsabilidad compartida entre el Estado y la sociedad, lo cual implica que el Estado inviertan los recursos necesarios para que todos los niños y las niñas accedan a una educación de calidad”.

Merlin Aguirre, sociólogo, educador popular, promotor y defensor de los derechos humanos de los pueblos Indígenas y afrohondureños, personas en situación de discapacidad y comunidad LGTB. Defensor y promotor del derecho humano a la educación.

¿Qué te pareció este contenido?

Conoce la política sobre los comentarios o textos publicados en este sitio