Foto: Tiching
Foto: Tiching

“La garantía del derecho a la educación exige que se cumpla la no-discriminación”, por Jorge Sequeira

En el marco del lanzamiento del OREI, el Director general de la Oficina Regional de Educación para América Latina y el Caribe (OREALC/UNESCO Santiago), Jorge Sequeira, analiza los principales desafíos para el cumplimiento de una educación inclusiva en América Latina y el Caribe. En este ‘Espacio Abierto’, Sequeira comenta las expectativas acerca del Observatorio Regional de Educación Inclusiva (OREI), que tiene la OREALC/UNESCO Santiago como una de sus organizaciones promotoras. “Para todos los involucrados, este espacio común hará confluir información y conocimiento indispensable para las agendas educativas y sociales en favor de un desarrollo humano más justo y sostenible, objetivo en que todos estamos empeñados”, afirma.

¿Cuál es la importancia del OREI y cuáles serán sus roles principales? ¿Qué expectativas usted tiene respecto al observatorio?
Como plataforma de información, datos e intercambio de experiencias, el OREI contribuirá al debate informado sobre todos aquellos temas que conforman y contribuyen a la garantía del Derecho a la Educación. Concentrando información sobre los aspectos normativos en educación, sobre herramientas técnicas, acciones de la sociedad civil y programas educativos destacados, sin duda será una plataforma colaborativa en la que una comunidad comparte información y aprende de manera colectiva.

En un año clave para la agenda educativa global en el que se aprobarán objetivos mundiales en educación poniendo la garantía del derecho como una prioridad universal, el OREI contará con información educativa útil y necesaria para el desarrollo de la agenda Post-2015 y el monitoreo de las decisiones que en él se adopten. Nuestra región ya ha delineado sus prioridades en la Declaración de Lima, producto de los debates de la “Reunión Regional Ministerial Educación para Todos (EPT) en América Latina y el Caribe: Balance y Desafíos post-2015”, realizada en octubre del 2014, la que, en armonía con la agenda global, guiará de manera contextualizada los esfuerzos y las acciones regionales para los próximos 15 años; el OREI aportará también a esta agenda prioritaria. La diversidad de actores involucrados en educación contarán así con información sistemática y actualizada que sirva para la construcción de sus relatos, sus agendas y el diseño de sus propias acciones para dotarlas de contenido.

El OREI es una iniciativa conjunta de la UNESCO (a través IBE/UNESCO Ginebra, IIPE/UNESCO Buenos Aires y OREALC/UNESCO Santiago), CEPAL, Campaña Latinoamericana por el Derecho a la Educación (CLADE) y OEI (Organización de Estados Iberoamericanos). El acuerdo entre estas organizaciones para la creación de este observatorio devela la importancia estratégica de contar con información actualizada sobre los avances de la inclusión en educación y, para todos los involucrados, este espacio común hará confluir información y conocimiento indispensable para las agendas educativas y sociales en favor de un desarrollo humano más justo y sostenible, objetivo en que todos estamos empeñados.

El hecho de encargar la implementación del OREI a la CLADE constituye una señal clara de que el Derecho a la Educación necesita de los esfuerzos de todos y de que la participación en educación, involucrando a diversos sectores interesados solo redunda en ganancias para la agenda de derechos. Estamos seguros de que el profesionalismo y compromiso de la CLADE así como de todos los involucrados en sus redes aportarán un valor único a la iniciativa que ahora se pone en marcha.

¿Cuáles son, en tu mirada, los principales desafíos para la realización de una educación verdaderamente inclusiva en América Latina y el Caribe?
La garantía del Derecho a la Educación exige que se cumplan diversos principios, entre ellos, el de la no-discriminación. El derecho a la educación implica el derecho a aprender, por lo tanto para que se cumpla la no-discriminación es preciso que todos aprendan, independientemente de sus diversidades y diferencias. Por eso la educación debe ser de calidad y por ello requiere de una escuela inclusiva que acoja a todos y logre que todos puedan desarrollar su proyecto personal y aportar al desarrollo de sus países. El principal desafío entonces en América Latina y el Caribe es lograr aprendizajes de calidad en todos los estudiantes.

Para avanzar en este sentido, la región requiere invertir de manera importante en el fortalecimiento de sus docentes. Desde la Estrategia Regional sobre Docentes de la UNESCO venimos trabajando con los países para contribuir en este objetivo central e imperativo. La carrera docente debe ser entendida como una profesión central en la sociedad, altamente compleja, que merece un lugar privilegiado en la agenda pública pues es fundamental para el desarrollo del proyecto social de los países. En ese marco la UNESCO trabaja en estrecha colaboración con sus Estados Miembros para producir información, conocimiento y datos que están a disposición de los actores regionales y que busca instalar en el corazón de la agenda educativa regional la prioridad de contar con los mejores maestros en todos los niveles, esto es, con profesionales formados y capaces de asumir los desafíos del aprendizaje del siglo XXI contando con los apoyos necesarios para ello.

Junto a lo anterior, es preciso avanzar en intervenciones que logren una educación de calidad en sus diversas dimensiones. Esto quiere decir una educación que reconozca la diversidad y la ponga en valor para el beneficio de todos; una que responda a los contextos sociales donde se realiza y permita a quienes la viven poder desarrollarse en cualquier contexto de manera exitosa; una que logre aprendizajes básicos disciplinares pero también aquellos necesarios para una ciudadanía activa en un mundo interconectado y complejo, que permita a los sujetos seguir aprendiendo y avanzar hacia el mundo del trabajo con lo necesario para llevar una vida digna y feliz al tiempo que se construye la sostenibilidad de la humanidad en amplio sentido. Una mirada más amplia de la calidad y de las formas de llevarla a la práctica para que todos realicen su derecho a la educación es también un desafío para la región.

Un pensamiento en ““La garantía del derecho a la educación exige que se cumpla la no-discriminación”, por Jorge Sequeira

  1. Dante Freire

    La garantia del derecho a la educación exige el cumplimiento de la figura tan publicitada y proclamada por los organismos internacionales, la NO DISCRIMINACIÓN. Este concepto que tiene un contenido sumamente humano debe ser aliciente para los Estados, de manera a buscar la materialización de la no discriminación, permitiendo la inclusión de todos y en especial a los sectores más vulnerables. Todo debate debe busxar aglutinar ideas con el propósito de buscar soluciones efectivas.
    Aplaudo la iniciativa, y en mi calidad de ex interno que se capacito y estudió, y que sufre la absoluta discriminación, a pesar de ka probidad e idoneidad ampliamente demostrada, hago un llamado, a pasar del discuro a lis hechos. Abrazo.

    Responder

¿Qué te pareció este contenido?

Conoce la política sobre los comentarios o textos publicados en este sitio